Este proyecto comenzó a inicios de 2016, un amigo (Pablo) y yo queríamos tener dónde poder ver los partidos oficiales de League of Legends de las distintas ligas. Porque hasta ese día si queríamos ver algo era ir uno a la casa del otro y no siempre teníamos la casa disponible. Nuestra idea era hablar con algún local que nos quedase cerca a ambos si nos dejaba los Jueves, que por aquel entonces eran los días de los partidos de la liga española(LVP), poner en una tele estos partidos e ir allí con más gente.

Este plan era simplemente tener dónde ir y llegar a un acuerdo con el local, ya que le llevaríamos más clientes. Comenzamos haciendo encuestas masivas, para ver si éramos los únicos que teníamos ese problema y vimos que no. Cuando estábamos decididos a comenzar a hablar, ya teníamos buscados un par de locales a los que preguntar aparece un tercer conocido común (Chema). El cual estaba paralelamente planeando algo similar, pero más grande sin nosotros saberlo. Él quería montar un local especializado en deportes electrónicos dónde ver los partidos mientras te tomas algo, pero además tener una zona del mismo local dedicada al entrenamiendo, para que los equipos locales puedan tener donde realizar sus entrenamientos. Además de esto tener también merchandising y demás cosas.

Nos reunimos los tres y Chema nos cuenta que está en una aceleradora de proyectos (El laboratorio FEET) en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, dónde yo también estaba estudiando el grado en informática, con este proyecto y que si nos interesaba podría hablar con quienes llevan esta acelaradora y entrar en ella con él como compañeros del mismo proyecto, y así lo hicimos. Con esto empieza nuestra aventura en El laboratorio FEET.

De izquierda a derecha en la foto estamos Cristian, Chema y Pablo

Una vez en el laboratorio éramos varios grupos con grandes ideas las cuales se irian formando y moldeando con el tiempo con la ayuda de las profesoras que lo llevan Rosa y Pino. Además de las distintas visitas que fuimos teniendo de profesionales que nos contaban su experiencia y nos daban su punto de vista para ayudarnos a mejorar aún más las ideas que teníamos.

Lo que yo no esperaba es que después de estos meses las de las ideas con las que llegamos, solo quedaran el recuerdo. Habíamos dado tantas vueltas mejorado, cambiado, quitado tanto que era ya otro proyecto diferente. Habíamos hecho nuestro análisis DAFO, nuestros business canvas model, ya teníamos un plan de acción, un análisis de gastos, todo estába a punto para el demo day.

Fueron unos meses muy intensos ? salir de clases a las 14:30 e ir corriendo al laboratorio porque a las 15 o 16 empezaba la sesión, recuerdo que aunque de alguna forma todos estábamos compitiendo por conseguir la financiación final todos eramos compañeros en esta aventura y nos apoyábamos en todo lo que podíamos.

Foto al terminar el Demo Day

Y tras estos meses llegó el gran día, el demo day. Ese día tendríamos que presentar lo que teníamos, no dejarnos nada en el tintero. Explicar a los empresarios que habían venido a vernos todo y convencerlos de que nuestra idea tenía futuro para que nos concedieran el dinero con el que comenzarla. Y así hicimos, cada grupo dio todo lo que tenía y no ganamos el premio… Se lo llevó una de nuestras compañeras, pero hubo una sorpresa. El grupo dinosol decidió darnos el capital semilla que habíamos solicitado para arrancar el proyecto, ¡¡nos habían dado 15.000€!! no nos lo creíamos ??

Tuvimos varias reuniones con Olivia Llorca Afonso y Javier Puga Santana quienes nos habían concedido el premio, yo aún no me lo creía, esto fue a principios del verano de ese mismo año. Y habíamos aclarado con ellos que nuestro siguiente paso era constituirnos como empresa y comenzar a hacer eventos y organizar ligas regionales, ellos nos dejarían el local y nos ayudarían con todo el material que nos hiciera falta. Y así empezamos a hacer, comenzamos cada uno a trabajar en su parte. Pablo, redactó toda la normativa de las distintas ligas que tendríamos, como serían los torneos, el sistema de puntuaciones, como gestionaríamos todo. Por mi parte monté una web con PHP en la que se podrían registrar los equipos que quisieran participar y todos sus integrantes, gestionar los puntos de las ligas, hacer torneos y gestionar los enfrentamientos y un apartado de noticias. Y por otro lado… Chema, estaría gestionando los papeles para darnos de alta como empresa, o mejor dicho debería de haberlo hecho… ?

Este fue el punto en el dejamos escapar la oportunidad. Todo esto que he contado que fuimos haciendo Pablo y yo fue durante todo el verano, verano en el que Chema estuvo de vacaciones de viajes dándonos largas. “Si, lo estoy mirando”, “Aún no podemos, en verano van más lentos”, “Ahora es que no estoy en el país”, etc. Y pasaron los días y los meses y llegó septiembre cuando habíamos acordado con Olivia y Javier tener todo para abrir cara al público el proyecto. Pero no pudimos, no teníamos la empresa y no nos podían ayudar. Le contamos lo que nos había pasado y nos dieron un mes más, en el que Pablo y yo estábamos convencidos de que Chema, al fin, terminaría con este papeleo. Pero sorpresa, nos enteramos de que se va de erasmus a Italia y se va en los primeros días del mes. No nos lo creíamos, le llamamos, le mandamos mensajes de todo y nunca nos respondió. Y el proyecto se quedó ahí, se quedó de lado y a día de hoy grupo dinosol lo ha sacado por su cuenta con la ayuda de unos chicos de tenerife con los que nosotros estuvimos hablando para empezar a operar en ambas islas el proyecto. Y me alegro, al menos la idea no quedó en nada y han conseguido seguir adelante con ella.

Ciertamente, me da pena no voy a mentir. Me da pena no haber sido capaz de sacar este proyecto adelante y todo por no saber tomar una desición tan “fácil” como “Chema si sigues así no podemos seguir trabajando juntos”. En aquel momento no fui capaz de apartarlo sabiendo desde la primera reunión con el Olivia y Javier que Chema no quería seguir con el proyecto. Recuerdo como si fuera hoy al salir de la reunión nos quedamos Pablo y yo y le dije: “Pablo, Chema se quiere ir del proyecto. No va a continuarlo, algo le pasa” y aún sabiendo esto, no fui capaz de dar el paso. Puede que en parte porque él había sido quien nos “dió” de alguna forma todo, fue quien nos llevó al laboratorio y era quien conocía toda la parte de empresa de alguna manera no me veía en la posición de “echarlo”. Lo cosideraba por todo esto alguien “superior” en el grupo que formábamos.

Pero bueno me da pena pero por otra parte me alegra bastante, porque he visto como he sido capaz con ayuda de sacar una idea y en menos de un año montar algo con lo que conseguir 15.000€. Además saber que la idea ha sido buena y está funcionando. Y ya puestos aprendí que aveces hay que saber decir “hasta aquí” y cortar la relación de trabajo. La verdad que estoy contento en cierto modo, quien sabe igual si hubiese reaccionado bien y estuviera ahora con ese proyecto no estaría a día de hoy donde estoy. Siendo este uno de los mejores años de mi vida, ¡¡me han ocurrido grandes cosas!! Que ya les contaré. ?

No comment yet, add your voice below!


Leave a Reply