En ciertas situaciones no somos conscientes ni nosotros mismos del “mal”, estámos tan acostumbrado a verlo en el día a día que lo consideramos parte de la “rutina” diaria. Para darnos cuenta de ellos hace falta una gran cantidad de energía y un alto nivel de conciencia.

Esto requiere saber identificar las diversas necesidades y tener la capacidad de conectarse consigo mismo. En nuestra cultura ambas cosas son difíciles, no se nos ha enseñado nunca a conocer cuáles son nuestras necesidades y además están mal vistas. Cuando una persona dice que tienen una necesidad se la está viendo como una persona inmadura o inadaptada. Además estas personas son consideradas muchas veces como egoístas.

Centrarnos en lo que queremos hacer y no en lo que salió mal.

Tener la capacidad de distinguir nuestros propios sentimientos y necesidades y empatizar con ellos nos puede salvar de la depresión.

Los profesionales que ejercen la psicoterapia y otras áreas similares también pueden usar la Comunicación No Violenta para establecer vínculos recíprocos y auténticos con las personas que consultan, en lugar de interpretar todo lo que dicen.

… Cuanto mejor conozcas la gratitud,

menos víctima serás del resentimiento,

la depresión y la desesperación. La gratitud

actuará como un elixir que irá

disolviendo gradualmente esa dura corteza

que envuelve tu ego —tu necesidad de posesión

y de control— y hará de ti

una persona generosa. El sentimiento

de gratitud pone en marcha una auténtica alquimia

espiritual, nos hace magnánimos—

engrandece nuestra alma.

SAM KEEN

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Leave a Reply