“Quien mucho abarca poco aprieta” Esta es la frase que resume este año 2018 a la perfección. Ha sido un año con muchos cambios en todos los sentidos y a pesar de todas las vueltas que he dado creo que voy por el buen camino. He empezado tantas cosas este año y acabado tan pocas que hasta podría pensar que ha sido un mal año… Pero no lo ha sido, todo lo contrario, me atrevería a decir que ha sido de los mejores de mi vida hasta el momento. Este ha sido, de momento, el año que recordare con mas cariño. Aunque se viene, 2019 que mi madre… Me lo voy a comer ??

Universidad

El objetivo que tenía más claro en este pasado 2018 ha sido terminar con la universidad de una vez por todas. Estaba ya en mi último año en el que apenas me quedaban un par de asignaturas o tres, el trabajo fin de grado (del que quiero hablar largo y tendido en otro post) y las prácticas externas. Pero, resumidas cuentas terminé las asignaturas y me llevé una decepción con el trabajo fin de grado. Lo terminé y no estoy muy orgulloso de los resultados, pero aún así me pusieron una buena nota, 9.2 y lo que había empezado como un posible proyecto a seguir después de terminar la universidad quedó en un proyecto que hice con un tutor que no me ayudó en nada hasta dos días antes de la entrega jajajaja. De las prácticas externas hablaré a continuación.

Puntuación: ⭐⭐⭐⭐✴

Practicas externas, beca

Las prácticas externas comenzaron a finales del Enero, recuerdo que en ese mes tuve una semana que estaba en tierra de nadie. Estuve una semana en la que había terminado los exámenes y había mandado correos para las prácticas externas y nadie me respondía. No tenía NADA que hacer con mi vida por primera vez, no tenía clases, no tenía TFG, no tenía prácticas externas. Y no voy a mentir, me sentí bastante mal, nunca me había enfrentado a eso. Por suerte duró apenas una semana. Tras ello me respondieron a varios de los correos que había mandado para las prácticas externas pero había uno de los correos que me hacía más ilusión que el resto, este era el de Carlos Blé. Esperé un poco antes de contestar a alguno de ellos a la espera de que Carlos me respondiese, llevaba siguiéndole la pista desde hace unos años y siempre me había hecho ilusión conocerlo o trabajar con él. Y así fue, me respondió y me dijo que no habría problema con hacer las prácticas con él. Recuerdo esa primera entrevista antes de darme el sí definitivo, estaba muy nervioso, temblaba mi voz por momentos y recuerdo una frase que me dijo: “Ahora mismo no estamos contratando a nadie, si es lo que buscas en las prácticas quedarte trabajando no podemos” a lo que le respondí sin dudar: “No pasa nada, lo que yo busco es aprender” (me moría de ganas de poder aprender de un referente como es él)

Al poco de la entrevista, ese Lunes siguiente comencé las prácticas con él junto a dos compañeros más Jorge y Alejandro. Ellos ya llevaban unos meses con Carlos y fueron los que me dieron las primeras clases de introducción: TDD, Clean Code, escribir un blog y algunas cosas más. Estas dos primeras eran y son las bases de su trabajo, con las cuales estoy de acuerdo que debe de ser algo obligatorio a día de hoy en el software que se crea. Las primeras semanas pasaron realizando unas katas sobre TDD. Más tarde las bases del clean code, con las cuales nos recomendó un libro para empezar a leer y con este libro se podría decir que empecé este blog.

Este libro fue Clean code de Robert C. Martin, con el que decidí ponerme un objetivo, un capítulo a la semana el cual resumiría y publicaría en el blog. Y así hice, con alguna semana mejor que otra, con algún capítulo mejor que otro pero bueno lo he logrado Mientras publicaba esto continuamos con algún proyecto interno para trabajar con los compañeros e ir mejorando en nuestro pair programing, algo que había olvidado. Esta es otra de las bases que sigue Carlos, la programación en parejas a día de hoy la considero algo que se debe hacer casi a diario, al igual que con las dos técnicas anteriores (TDD y Clean code) se gana más tiempo del que se cree que se pierde a medio y largo plazo.

Y sin darme cuenta pasaron los meses y ya había terminado las prácticas según lo que la universidad marcaba. Y entonces le pregunté si podría continuar por amor al arte, estaba muy contento de aprender tanto y poder mejorar cada día. No me puso pega y continué mientras terminaba el trabajo final de grado. Tras esto, fue cuando apareció la beca del ITER. Carlos nos la propuso a nosotros tres que estábamos con él de prácticas una beca con la que poder compartir más tiempo con Carlos a diario y encima poder cobrar algo. La única pega era que esta ocurría en Tenerife lo que nos haría tener que “mudarnos” a la isla de en frente. ✈

Y solo con esta pega dudé mucho, le di bastantes largas a Carlos. Tenía mucho, miedo, no sabía que hacer. Irme a vivir con dos personas que solo conocía de hablar con ellos por una pantalla a diario. Que sí, eran y son super chachis y me llevo muy bien con ellos pero siempre tengo miedo a los cambios y nuevas cosas. Encima, para más dudas, Alejandro no podría venir con nosotros porque estaba en otro país haciendo las prácticas finales de ciclo y vendría en su lugar Rubén Tejera un chico que había estudiado con él y estaba deseando entrar con nosotros.

Las dudas se disiparon con una frase que mis padres me dijeron: “Si es lo que quieres inténtalo, que pase lo que pase te apoyamos. Y si te hace falta ayuda aquí la tendrás” Empecé la beca y fueron pasando los meses, los lenguajes de programación, los proyectos, compañeros que fueron entrando en la empresa. Porque Carlos justo en este periodo de la beca abrió la empresa Leanmind. Y se fue formando un grupo con el cual estar muy cómodo trabajando. Una experiencia de la cual estoy muy contento, además de conocer a más compañeros que no pudieron entrar en la beca con nosotros como son Jorge y Naomi.

Esto no había entrado en mis objetivos del 2018 pero quiero puntuarlo: ⭐⭐⭐⭐⭐⭐ (7/5) jajaja me ha encantado.

Trabajo

Y atención después de todo esto llegó “El Proyecto”. Después de todo este tiempo de becario con Carlos se nos ofreció un proyecto bastante interesante, en el cual teníamos que actualizar un software que ellos ya tenían en funcionamiento. El problema era que tenía el mismo replicado para distintas regiones y querían tener uno unificado. Además de esto, tendríamos que “limpiar” el código por el camino.

El “problema” de este proyecto sería que el primer mes para la puesta en marcha tendría que estar en Berlín con su equipo de trabajo. Si ya solo tener que desplazarme a Tenerife me había hecho dudar, se pueden hacer una idea de cuantas dudas entraron en mí al saber que tendría que estar un mes allí. Al menos me valdría con hablar inglés. Y bueno, estuvimos hablando varios días sobre el proyecto y terminó por convencerme.

Y hasta Alemania fui con Carlos, él se estuvo los dos primero días para la presentación. Y la verdad que fue mejor que bien, la oficina con los compañeros super bien, buen ambiente, todos muy simpáticos y el proyecto no pintaba tan mal. El proyecto tenía bastantes test, una arquitectura estándar de Django y se podía bucear por él con bastante comodidad. Aunque hubo una sorpresa de última hora, el compañero que había iniciado ese proyecto y que se suponía que estaría conmigo trabajando codo con codo justo una semana antes avisó que se iría de la empresa y entonces me vería tan solo acompañado de una chica que justo había entrado nueva esa semana. Pero bueno no pasa nada, de momento…

Tras una semana y poco, casi dos esta chica no puede continuar trabajando con nosotros ya que no daba el nivel para el puesto. Y ahora, si que si, ahora ya estoy solo definitivamente, con todos mis compañeros en remoto de apoyo pero en este proyecto trabajando en el día a día estaba yo. Aún así poco a poco y con paciencia fuimos sacando el proyecto y quedó terminado justo antes de estar yo de regreso.

Y al llegar a casa con redoble de tambores nos comunican que lo que habíamos previsto para un año de trabajo, tendrá que quedarse en este mes y esta puesta en marcha del nuevo proyecto. La empresa no les está yendo como ellos esperaban y no podríamos continuar con el contacto profesional. Pero lo que si me he llevado de allí han sido grandes compañeros y amistades con las que continuar el contacto. Gracias a todos por ese tiempo ahí, no los voy a nombrar para no dejarme a nadie pero de verdad que gracias 🙂

Puntuación: ⭐⭐⭐⭐✴ me hubiese gustado seguir con el proyecto ahora que estaba caminando y ya estaba cogiendo el ritmo. Pero no por ello, dejo de estar contento del buen trabajo que hicimos.

Hackaton

Ahora volvemos un poco atrás en la línea del tiempo, esto ocurrió por Marzo. No voy a entretenerme mucho en contar sobre este tema, ya que en su momento hice un resumen de toda mi experiencia. Pero en resumidas cuentas, no sabía si ir a este hackatón. Finalmente fui con un compañero y amigo de clase y nos llevamos grandes conocidos y proyectos muy bonitos, de los cuales algunos han podido seguir adelante y les sigo la pista. Una gran experiencia que me gustó desde el principio al final, para durar apenas tres días.

Puntuación: ⭐⭐⭐⭐✴

Deporte

El deporte este año ha sido uno de mis grandes retos. Hacía mas de dos años que no entrenaba a diario y conseguía estar serio con ello. Pero este año he logrado, a ratos, conseguir volver un poco a esas rutinas. Es verdad, que al inicio del año al estar en casa la mayor parte del tiempo y gestionar yo mismo mis horarios, era más libre y conseguí ser más constante.

Una vez en Tenerife de becario gracias a Rubén que me animó a apuntarnos a spinning, logré ir al menos tres o incluso cuatro veces por semana. Pero ya por último este tramo final he perdido ese ritmo que llevaba, en estos tres meses finales del año no he hecho mucho, por no decir que no he hecho nada. No sé cual ha sido el motivo exacto, al principio me excusaba con estar en un país extranjero, luego con llegar cansado después del trabajo, luego porque era de noche desde las 4 de la tarde y al llegar a casa porque estaba aún desorientado y tenía que centrarme. Pero lo cierto es que me he dejado ir.

Ahora ya en 2019 y con el apoyo de mi hermana estoy volviendo a coger el ritmo poco a poco, pero bueno esto no es algo que venga a cuento ahora.

En términos generales, no me quejo. He logrado medio volver al entreno y he conseguido mantenerme.

Puntuación: ⭐⭐⭐✴✴

Centrarme y conseguir objetivos

En este apartado voy a ser bastante breve. Con el inicio del año y el trabajo final de grado, no sabía ni como organizarme. Tenía una pila de tareas y cosas que hacer apuntadas por todos lados y no terminaba de hacer ninguna. Saltaba de una a otra (que creía que era más importante) para luego dentro de un rato saltar a otra de nuevo y así todo el rato.

Pasé de esto a tener las tareas centralizadas y al menos “priorizarlas” de alguna forma, pero no fue muy efectivo, me seguía yendo por las ramas. La diferencia era que esta vez contabilizaba cuanto tiempo invertía realmente en cada tarea, ya que además de esto hacía un seguimiento de mi tiempo a ver en que lo invertía.

Y esto fue lo que me hizo cambiar. Me hizo cambiar al ver que de todas las horas del día que podía invertir en ser productivo apenas un 30% las usaba realmente para hacer lo que “tenía que hacer”. Me hizo replantearme las cosas y comencé el cambio, comencé a ser más estricto y poco a poco fui dedicando el tiempo que realmente si necesitaba cada tarea.

Para nada soy una máquina perfecta, ni mucho menos. Ahora mismo he mejorado y soy capaz de centrarme mejor en cada cosa que tengo que hacer, pero como todo el mundo tengo mis buenos y mis no tan buenos días.

Por cierto, aún sigo buscando como organizar todas las tareas de manera conjunta (personales, del trabajo, de side project). He probado trello, google keep, libreta, kanban y ahora estoy con un excel jajaja cualquier consejo será bienvenido.

Puntuación: ⭐⭐⭐✴✴

Libros

Objetivo libros cumplido! Mi meta para el 2018 había sido leer tres libros de los cuales al menos 1 fuera técnico. Y eso he hecho me he leído tres libros, que han sido: “Como ganar amigos e influir sobre las personas”, “Comunicación no violenta” y “Clean Code”. Nunca habría dicho que me leería dos libros de auto ayuda, comunicación, relaciones sociales, no es algo que se me pasara por la cabeza. Pero ahí están y me gustaron muy mucho, los encontré de casualidad por recomendaciones.

En este apartado no tengo mucho que decir, es fácil de contabilizar si he cumplido o no jajaja.

Puntuación: ⭐⭐⭐⭐⭐

Blog

Para terminar, como no, tengo que hablar de este, mi blog. Quería arrancarlo desde hace tiempo y este año he logrado lanzarme. Como todos los inicios con bastante ilusión, preparé tanto material al comienzo que en el primer mes hice 10 o 12 publicaciones, el triple de mi objetivo!! A medida que fue pasando a ser una obligación ya lo miraba con desgana y pasé algún mes sin publicar nada.

Y aquí estamos, casi un año después y cumpliendo (con un poco de trampa) mi objetivo de un post semanal. Digo trampas porque aún no hace un año que está, y un año tiene 52 semanas. Y en este 2018 van ya 54 publicaciones así que dos de regalo y todo jajaja. He llegado por los pelos pero lo he logrado, espero este año poder ser más constante y lograr tener preparado todo una semana antes al menos. Y esto lo digo escribiendo este post 20 días después de comenzar el año, si es que no aprendo

Puntuación: ⭐⭐⭐⭐✴

A pesar de todo lo bueno y lo malo de este año, ha sido muy bonito y me ha encantado. Por cierto dije que publicaría una aplicación de algún tipo y lo he hecho que se descargó una persona por compromiso bueno ya les contaré esa historia otro día que no me quiero alargar más.

Gracias por leerme!! Y a por todas a comerse el 2019

Recommended Posts

2 Comments

    • Gracias, aunque aún me queda mucho que aprender 🙂


Leave a Reply